lunes, 12 de junio de 2017

12 de junio.

12 de junio,3 años.

3 años desde que hice mi última clase de ballet para siempre, desde que dije adiós a una clase llena de barras y espejos,que no he vuelto a pisar desde entonces.Adiós a mis mil zapatillas destrozadas,a mis mallas favoritas y a ese moño malhecho por las prisas de llegar tarde. Adiós a 11 años bailando.

Ahora me paro a pensar y me parece mentira que haya pasado tanto tiempo sin haber vuelto a hacer una barra completa o un simple adagio.Quién me iba a decir a mi,en unos de esos días que salía reventada a las 9:30 de la noche de clase,después de haber estado 4 horas bailando,con los dedos hechos pedazos,con agujetas hasta en las pestañas y cabreada porque no me había salido la triple pirueta que echaría de menos todas esos días ensayando y bailando.Que echaría de menos no tener lo que yo decía “vida social”,porque prefería pasarme las horas practicando o porque disfrutaba más un ensayo que un paseo por el centro.Tiene gracia que todo empezase por un “vamos a apuntar a la niña a que baile ballet ya que le gusta tanto bailar” y que años después me llamase la conserje,que durante tantos años me regañaría por subirme encima de los pianos entre descansos,o olvidarme día si, y día también,las llaves de la taquilla,para decirme que no me había presentado el día que era a la prueba del conservatorio y que como no fuera al día siguiente no entraría. No os voy a mentir,yo no me conformaba con sacarme la carrera de danza,para nada,yo ya que me ponía a soñar,soñaba alto,nada más y nada menos que ser la primera bailarina en algún ballet importante.Si hay alguna frase que se me ha quedado grabada,es sin duda la primera que veías nada más subir las escaleras para ir a clase, “ Si puedes vivir sin la danza, déjala inmediatamente”.Os prometo que cada día que la veía me preguntaba “¿Cómo puede vivir la gente sin bailar?”,y bueno,aquí estoy,planteándome la pregunta tres años después.


Perdonad por el textaco,me ha pillado un día tonto al ser antes de un examen tan importante.Muchas veces me preguntáis por qué tengo tanto empeño en estudiar medicina,y es muy sencillo,quiero poder ayudar a gente con lesiones,como es mi caso,a poder seguir bailando y no tener que renunciar para siempre a lo que más le gusta en el mundo.Parece sencillo,pero ojalá yo hubiera sido consciente( y también me lo hubiera diagnosticado antes) de que si no paraba,mis lesiones irán a peor y lo pagaría años más tarde. 






1 comentario:

  1. Eres la bailarina más bonita del mundo. No pierdas tu pasión,expresarla de otra forma.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...